LA IMPORTANCIA DE ESCRIBIR PARA EL POTENCIAMIENTO DE LA INTELIGENCIA

LA IMPORTANCIA DE ESCRIBIR PARA EL POTENCIAMIENTO DE LA INTELIGENCIA

Vitrineando por internet, me encontré con una publicación del diario alemán llamado “Bild.de”, que declara una noticia alarmante: “Handschrift stirbt aus!” (la escritura a mano se está muriendo). En efecto, según lo indica el mismo artículo de este periódico “Uno de cada tres adultos, en seis meses, ya no escriben con la mano”. Uff y qué cierto que es eso y qué lamentable para nuestra realidad cerebral, sobre todo para los niños, los cuales, en su etapa caligráfica completa (4 a 12 años), desarrollan a través de la ejecución caligráfica, cualidades cognitivas que robustecen su inteligencia, así como otras áreas de desarrollo psicosocial.

Sin embargo, ¿Bajo qué sustento científico es posible decir que efectivamente existe una relación directa entre el ejercicio caligráfico y el robustecimiento de las cualidades cognitivas del escribiente? Y para responder esa pregunta, los invito a transitar por un repertorio de investigaciones científica que lo acreditan:

Una investigación denominada “Handwriting development, competency, and intervention” (Desarrollo de la escritura a mano, competencia e intervención), desarrollada por Katya Feder y Annette Majnemer, ambas PhD OT(C) de la Universidad de Montreal, demuestra la relación existente entre la mala o buena letra y el rendimiento académico de los niños. Estas profesionales indican en su estudio, que los errores disgráficos de forma como las adiciones, supresiones y desajustes varios, predicen un desempeño deficiente en competencias lectoras y en matemáticas. Esta investigación concluye que la competencia de escribir a mano no sólo es importante para el éxito académico en la edad escolar, sino una habilidad crítica en toda la edad adulta. Que a pesar de que la escritura a mano puede verse afectada por factores intrínsecos, como el control motor fino, la integración bilateral y visual, la planificación motora, la propiocepción, la percepción visual, atención sostenida y la percepción sensorial de los dedos y factores extrínsecos, como la afectación que el medio genera en el escribiente, no debe obviarse o pasarse por alto como un algo sin importancia. Hacen un llamado a los profesionales de la salud y educadores a que aprecien las consecuencias de largo alcance académico y psicosocial de la mala letra. Y que esta forma de comunicación inmediata continúe siendo una habilidad esencial, tanto dentro como fuera del aula, a pesar del uso generalizado de dispositivos tecnológicos.
Para profundizar léase:
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1469-8749.2007.00312.x/pdf?goback=%2Egde_3955860_member_128975195#%21

La investigación denominada: “The role of sensorimotor learning in the perception of letter-like forms: Tracking the causes of neural specialization for letters” (El papel sensomotor asociado al aprendizaje en la percepción de formas de letras: Seguimiento de las causas de la especialización neuronal para las letras) de Karin H. James y Thea P. Atwood del Departamento de psicología y ciencias del cerebro de la Universidad de Indiana, EE.UU.; demuestra que la ejecución de formas complejas caligráficas, a las cuales las investigadoras llamaron “pseudoletters”, genera un impacto en el funcionamiento del cerebro, de forma mucho más decidora que cuando se las escribe de manera poco elaborada o sólo se las observa; dejando en evidencia que su ejecución está directamente asociada a funciones corticales vinculadas a cualidades cognitivas superiores.
En efecto, el sólo hecho de escribir implica el uso de cualidades cognitivas superiores, sin embargo, gracias a la investigación antes mencionada, no sólo se ratifica aquello, sino que además, se demuestra que la confección ordenada, organizada, prolija y secuencial de las “pseudoletters”, aseguran un mayor trabajo neuronal, lo que indica que no es lo mismo ejecutar la escritura de manera caótica que de manera ordenada y prolija.
Para profundizar léase: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02643290802425914

Otra investigación de relevante importancia, denominada: “Seeing Chinese characters in action: An fMRI study of the perception of writing sequences” (Viendo los caracteres chinos en acción: un estudio de resonancia magnética funcional de la percepción de las secuencias de la escritura), refuerza la idea de que la ejecución de símbolos complejos genera gran impacto en las funciones corticales, condición que la torna una actividad motora propiciatoria de un despliegue cognitivo mayor.
Una de las cosas interesantes de rescatar de ambas investigaciones, es que los resultados de las mismas, surgen en el contexto de que sujetos elaboran formas caligráficas complejas, las que a su vez implican en su confección, orden, secuenciación, organización, precisión en la estructuración y creación de cada signo gráfico; mismos atributos que el Sistema Neuroescritural pondera a través de la decodificación de cada signo plasmado en la hoja.
Para profundizar léase: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0093934X10001975

Hallazgos de otra investigación, esta vez a cargo de Linda Kreger Silverman, Ph.D. de la Universidad del Sur de California, denominada “Poor Handwriting: A Major Cause of Underachievement” (Mala letra: Una causa importante del mal rendimiento), referida a la comprensión de la dinámica cognitiva y actitudinal de los niños con inteligencia viso-espacial; demuestra, entre otras cosas, que la mala caligrafía en cuanto a letra ilegible, desorganizada y caótica, tiene directa relación con el bajo rendimiento académico; lo cual, torna más claro entonces, que la escritura en su ejecución, no sólo implica el uso de atributos cognitivos superiores, sino que la forma particular de ejecutarla, dice mucho del desempeño cognitivo-conductual del escribiente. En referencia a ese punto, Silverman indica en su estudio que la letra desordenada, caótica e ilegible, está directamente relacionada al deficiente desempeño en las tareas secuenciales, como son, la lectura, cálculo y otras relativas a la organización, así como también, a la desadaptación al medio escolar en general, el cual implica orden, disciplina y estructuras rígidas.
Lo anterior, deja en explícita evidencia que existe una relación directa entre la forma de organizar los recursos gráficos y las cualidades cognitivas del escribiente.

Para profundizar léase: http://www.gifteddevelopment.com/Articles/vsl/v37.pdf

Otra investigación a cargo de L.G. Boussiakou, A. Al-Mozeini y E. C. Kalkani de la Universidad de Arabia Saudita, Colegio Tecnológico de Arabia Saudita y de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, respectivamente; denominada: “Handwriting in homework associated with student performance”(La escritura en las tareas asociadas con el desempeño estudiantil), demuestra, a propósito de un seguimiento hecho a estudiantes durante su primer año de ingeniería en la Universidad Técnica Nacional de Atenas, respecto a su último año de enseñanza secundaria; que aquellos con alto o buen rendimiento académico, desarrollan líneas rectas (trayectoria definida) y escritura con predominio de ejes verticales, en cambio, los de bajo o mal rendimiento, desarrollan líneas fluctuantes y su letra no mantiene la verticalidad en los ejes axiales. Estos indicadores nuevamente dejan en evidencia que la forma particular de administrar los recursos gráficos, tiene mucho que decir acerca de las cualidades cognitivas del escribiente y de las conductas esperables de su desempeño.

Para profundizar léase: http://www.wiete.com.au/conferences/1st_wiete/14-02-Boussakou.pdf

Para complementar lo anterior, una investigación que incluso permanece abierta en busca de más hallazgos y que juega un rol fundamental en la relación escritura-habilidades cognitivas, es la desarrollada por la Dra. Virginia Berninger Ph.D. de la Universidad de Washington, Profesora de Psicología de la Educación y Coordinadora del Área de Investigación con énfasis en problemas de aprendizaje de la misma universidad. Berninger, centra sus estudios en la interacción lecto-escritura, enfocándose en niños con dislexia, disgrafía o problemas de aprendizaje, sometiendo a estos infantes a evaluaciones cerebrales, con el fin de verificar en ellos, los cambios plásticos que surgen a propósito de una serie de tratamientos específicos, siendo uno de ellos el desarrollo de la caligrafía.
Las conclusiones de sus hallazgos, demuestran que los niños se benefician de la escritura y que ésta, compromete directamente al cerebro en el aprendizaje; que la letra ordenada, secuenciada, precisa y optimizada en forma, mejora la expresión y la capacidad para componer ideas complejas.
Identificó también, a través de imagenologías cerebrales, que las regiones del cerebro responsables del almacenamiento de información y gestión del pensamiento, del lenguaje y de la memoria de trabajo; se activan sustantivamente, a causa de los movimientos secuenciales, interconectados y precisos de la caligrafía. Una publicación que resume en parte la esencia de sus hallazgos, es “The Write Stuff for preventing and treating disabilities”(Escribir la materia para prevenir y tratar las discapacidades), la cual, es sugerible revisar para compenetrarse con la labor de esta investigadora.
Para profundizar léase: http://www.ldanh.org/docs/writestuff.pdf

Con el universo de investigaciones desarrolladas, queda en evidencia que el robustecimiento de la caligrafía propicia un mejor y más eficaz trabajo cognitivo, sostén teórico que valida el hecho de hacer Programación Neuroescritural©, método diagnóstico y terapéutico, que tiene la finalidad de potenciar un mejor rendimiento cognitivo, a través de diferentes ejercicios caligráficos en infantes, adolescentes y adultos.

ENTONCES, ¿PORQUÉ HACER EJERCICIOS CALIGRÁFICOS CON LETRA CURSIVA, POTENCIA LA INTELIGENCIA?

1° Porque las letras que pertenecen a un todo conexo y cadenciado, fomentan la escritura progresiva, es decir, la rapidez y agilidad sincrónica.

2° Porque las letras al poseer trazos iniciales y finales, insinúan la importancia de ir unidas, lo que promueve la ejecución de una acción más compleja.

3° Porque la coherencia modélica de los trazos de una letra cursiva, promueve la no existencia de trazos accesorios (que sobren), es decir, una acción eficiente.

4° Porque la coherencia modélica de los trazos de una letra cursiva, promueve se ejecuten las letras en el menor tiempo posible, es decir, eficiencia en la labor.

5° Porque la letra cursiva presenta una combinación perfecta de trazos rectos, angulosos y curvos, lo que propicia que el escribiente administre mejor los recursos gráficos que posee, siendo más dúctil.

En definitiva, la letra cursiva promueve una integración táctilo-cinestésica, es decir, una mancomunión equilibrada de sensaciones-acciones que robustecen el acervo de cualidades propias de la inteligencia humana.